Blog

Nico de Covalta

Con Nico en el 2019 conseguimos los objetivos después de muchos años de trabajo en un dóbermann completo que mostrase cálidad para competir en las tres disciplinas. Es el primero en llegar al objetivo, todo esto no sirve de nada si se queda como una anécdota y no hay continuidad y le siguen más ejemplares. Nico ha sido la punta de lanza que muestra el camino a los siguientes dóbermann que le seguirán como el ha demostrado. Sí, se puede. El Dóbermann es un perro de trabajo y utilidad capaz de competir con las demás razas de trabajo .

Comenzó a competir con dos años, algo pronto, pero quizás mis ganas por comprobar su valía en la competición me adelante un poco ya que a esa edad generalmente no está maduro.

El ejemplar de competición alcanza la madurez alrededor de los cuatro años. Competir demasiado joven sin dejarlo madurar no es una buena idea .

En competición te ocurren muchas veces las cosas más extrañas e inesperadas que se te quedan grabadas. Una de tantas fue en el IDC ( mundial del dóbermann en Hungría ) el último día nos tocaba rastro, de los últimos, ya terminábamos y como siempre mirando que tiempo daba para el día siguiente y le decía a mi mujer (jefe de equipo) – nosotros como casi siempre solos y componerlas como puedas mirando los equipazos y ayudantes de otros países – , mirando las horas que daba más lluvia le decía a mi mujer, ‘el que le toque sobre las 12 va a disfrutar mira lo que marca, lluvia intensa y vientos, menos mal que por nuestro horario lo vamos a evitar’.

Cuando nos dirigimos al rastro por una carretera embarrada y evitando coches que se habían quedado tirados por el barro llegamos al terreno de rastros y veíamos a lo lejos los rastros que podían tocarnos , comenzaron a desfilar gente que no lo había logrado por cómo estaba aquello según decían y nos dicen, ‘te toca’. Salgo corriendo al coche para recoger a Nico por el adelanto de los tiempos debido a los que suspendían. Me presento y le digo a mi mujer que no quería verlo por lo que padece
, ‘vamos que tú eres la jefe de equipo’ ( creo que nunca se las vio tan gordas).

Suelto la correa de rastro diez metros y nos vamos a buscar el juez a lo lejos. Cuando estaba llegando notaba que aquello pesaba cada vez más pero con los nervios ni miraba. Cuando estoy cerca del juez miro la correa y parecía una anaconda redonda y embarrada. Le digo a mi mujer, ‘¿tienes algo para quitar el barro?’ y con unos pañuelos de papel hice lo que pude. Aquello pesaba mucho y pensaba para mi, ‘ pa casa nos vamos, bueno de perdidos al rio, de todas formas si tiene calidad es el mejor momento para demostrármelo’. Con todos estos líos mentales me presento al juez y aquello comienza animarse de nuevo, lluvia y vientos, según las previsiónes del dia anterior. El trazado con objetos no era el habitual.

El juez quería comprobar los que rastreaban de verdad. Comienzo la primera recta, larguísima, yo todo era mirar y pensaba ya se saltó el primer objeto. Llega al ángulo y me marca objeto, a continuación recta muy larga sin objeto, ángulo y vuelve a marcar objeto y otra vez recta muy larga, llega al ángulo y objeto. Se acerca el juez como anteriormente y me dice que recoja el objeto. Lo recojo, me presento como prueba finalizada y me pregunta si hablaba Alemán. Le digo que no, llama al trazador y antes de llegar me dice en Inglés 100 excelent, yo le repito 100 y me dice, ‘Sí, dame la mano. Me miro mi mano llena de barro se lo muestro y me coge la mano y me repite,’ ‘excelent’, el hombre emocionado.

Llega el trazador de 190 cm largos muy altos y comienza a dar saltos gritando porque la gente se estaban quejando de los rastros. Va junto a mi esposa, le da la noticia y allí estaban saltando todos de alegría, toda una experiencia después de todo el trabajo y sacrificio.

Logramos el segundo puesto en el mundial igualando a puntos con el primero.

Una buena experiencia y comenzamos a recoger los frutos de muchos años trabajando para poder mostrar que nuestros dóbermann pueden competir al máximo nivel y tener el orgullo de situar al Dóbermann nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top

Criador en España
40 años de Historia

Posit 3, Albaida
46860 Valencia, España
Tlfn.: +34 607 338 780
jose@covalta.net

Síguenos en:
Scroll Up